Índice de notas y entrevistas:

Montevideo Portal "25.11.2014"

PASIÓN DE GAVILANES.  Manuel Maier es un cetrero uruguayo que entrena aves rapaces y las utiliza como control ecológico de “pájaros problema”. Conversamos con él y lo vimos en acción.

 

La Cetrería es un arte milenario que consiste en la caza de pájaros mediante el uso de aves de rapiña adiestradas para tal fin. Su origen, según quiere el lugar común, se pierde en la noche de los tiempos.

Durante la Edad Media europea, la cetrería fue una actividad del gusto de la nobleza. Buen ejemplo de ello es el caso de Enrique I, duque de Sajonia, quien rigiera los destinos del Sacro Imperio Germánico entre los años 919 y 936. Tan grande fue su afición a la caza con halcones que entró en las páginas de los libros de historia como “Enrique el Pajarero”.

Las tradiciones y costumbres uruguayas no incluyen esta antigua actividad, pero en los últimos años, algunas personas han comenzado a practicarla. Uno de esos pioneros es Manuel Maier, quien según contó a Montevideo Portal se inició “de manera autodidacta”, gracias a libros y filmaciones que recibía desde el extranjero, y luego viajando a los países donde la cetrería cuenta con buenos exponentes.

En la actualidad, Maier es presidente de la Sociedad Uruguaya de Cetrería, que engloba al pequeño grupo de cultores de este arte en nuestro país. Además, dirige la empresa Intercepta Uruguay, que ofrece servicios de control de aves problemáticas —generalmente palomas o cotorras— de forma natural. “Reproducimos la dinámica entre depredador y presa que se da en la naturaleza”, explica Maier. Como resultado, los pájaros indeseables son ahuyentados paulatinamente por las rapaces.

Maier —quien también se dedica a rescatar y recuperar esta clase de animales para luego devolverlos a su hábitat— participará el mes próximo del 3er Festival Internacional de Cetrería, que se realizará en Emiratos Árabes. Se trata de un evento reciente, ya que comenzó a realizarse en 2011, y Maier ha representado a Uruguay también en las ediciones anteriores.

Montevideo Portal | Gerardo Carrasco

>>>  Ver nota completa

El Observador "30.04.2012"

GAVILANES ENTRENADOS AHUYENTAN EL 80% DE PALOMAS EN TRES PLAZAS.

EN LAS HECES DE LAS AVES SE REPRODUCEN HONGOS QUE AFECTAN LA SALUD.

 

Cada día un par de gavilanes sobrevuela las inmediaciones de las plazas Matriz, Independencia y Libertad. El objetivo: ahuyentar a centenares de palomas, declaradas plagas urbanas. El arte de cazar con aves rapaces (cetrería) es el método mediante el cual la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) decidió ahuyentar a las palomas. Esta intervención, que se realiza desde 2011, logró erradicar 80% de las palomas que molestan a vecinos, trabajadores y turistas en el Centro y Ciudad Vieja, aseguró a El Observador Manuel Maier, experto en cetrería y propietario de la empresa Intercepta Uruguay que trabaja para la IMM.

>>>  Ver nota completa

Infobae.com  "28.04.12"

GAVILANES PARA COMBATIR PLAGA DE PALOMAS EN MONTEVIDEO

 

La capital uruguaya decidió apelar a gavilanes para combatir la superpoblación de palomas en las plazas de la ciudad, tras declararlas plaga por los daños que provocan a los monumentos y las enfermedades que transmiten.

 

"El problema era la superpoblación de palomas, que genera inconvenientes como el deterioro de monumentos, problemas de suciedad en las plazas y de salud. Con la Intendencia (de Montevideo) se había comunicado gente diciendo que había contraído enfermedades a causa de las palomas", contó a la AFP Manuel Maier, director de Intercepta Uruguay, empresa que entrena gavilanes mixtos y halcones aplomados para el control de fauna con cetrería.

Miembros habituales de las plazas de la ciudad, las palomas son consideradas una plaga a nivel nacional desde hace años, dijo a la AFP Pablo Anzalone, titular de la División Salud de la Intendencia de Montevideo (IMM), porque "transmiten a través de sus excrementos un conjunto de enfermedades" y parásitos. La IMM asesora a los edificios para que eviten que las palomas aniden en sus techos y ventanas pero además la división de Espacios Públicos empezó a fines del año pasado un plan piloto de control de las palomas con cetrería, en tres plazas céntricas. "Nuestro trabajo es el control natural. No matar la paloma sino crear un lugar inseguro para que se traslade a otro lugar", explicó Maier. Para combatir las palomas, el ave elegida es el gavilán, su depredador natural, lo que hace que ésta lo reconozca y lo evite. "El gavilán es un ave muy inteligente y muy versátil para este tipo de trabajo. Se acostumbra a cualquier lugar, ya sea un galpón chico o una plaza y también es muy manso, lo que nos permite trabajar en lugares donde hay mucha gente y ruido", añadió. Para lograr ahuyentar a las palomas, un entrenador de Intercepta libera en la plaza al gavilán, que sobrevuela la plaza durante un rato o se posa en algún árbol. Su sola presencia alerta a las palomas, que se alejan del lugar hasta que el ave rapaz se va. "Las primeras veces que va el depredador la palomas se van, pero van a volver", indicó Maier. "Al generar una frecuencia, las palomas van entendiendo que esa es una zona de caza del gavilán y se van trasladando a otros lugares que consideren más seguros". Según Maier, esto no traslada el problema ya que "está estudiado que no se trasladan en grupos, sino en individualidades o grupos pequeños". "Nosotros trabajamos sobre la concentración de palomas, en lugares donde hay superpoblación y mucha gente expuesta, como las plazas principales", indicó. Según el plan, y la cantidad de palomas, controlar un lugar puede llevar "de uno a tres meses". Después el ideal es aplicar un programa de mantenimiento, para evitar que las palomas regresen. La llegada de los entrenadores con los gavilanes genera un revuelo en las plazas, no sólo entre las palomas, que levantan vuelo, sino entre los transeúntes, que no dudan en acercarse con curiosidad y piden para acariciar a las aves rapaces. "Estamos tratando de concientizar a la gente sobre lo que es la cetrería, que es un arte milenario y acá no se conoce mucho, informando sobre los controles naturales, que son eficaces", dijo Maier, que defiende "el equilibrio biológico" en contraposición con los antiguos métodos como envenenamientos o matanzas".

>>>  Ver nota completa

La Razón "27.04.2012"

 

"El problema era la superpoblación de palomas, que genera inconvenientes como el deterioro de monumentos, problemas de suciedad en las plazas y de salud. Con la Intendencia (de Montevideo) se había comunicado gente diciendo que había contraído enfermedades a causa de las palomas", contó a la AFP Manuel Maier, director de Intercepta Uruguay, empresa que entrena gavilanes mixtos y halcones aplomados para el control de fauna con cetrería.

Miembros habituales de las plazas de la ciudad, las palomas son consideradas una plaga a nivel nacional desde hace años, dijo a la AFP Pablo Anzalone, titular de la División Salud de la Intendencia de Montevideo (IM), porque "transmiten a través de sus excrementos un conjunto de enfermedades" y parásitos. La IM asesora a los edificios para que eviten que las palomas aniden en sus techos y ventanas pero además la división de Espacios Públicos empezó a fines del año pasado un plan piloto de control de las palomas con cetrería, en tres plazas céntricas. Nuestro trabajo es el control natural.

 

No matar la paloma sino crear un lugar inseguro para que se traslade a otro lugar", explicó Maier.

Para combatir las palomas, el ave elegida es el gavilán, su depredador natural, lo que hace que ésta lo reconozca y lo evite. "El gavilán es un ave muy inteligente y muy versátil para este tipo de trabajo. Se acostumbra a cualquier lugar, ya sea un galpón chico o una plaza y también es muy manso, lo que nos permite trabajar en lugares donde hay mucha gente y ruido", añadió. Para lograr ahuyentar a las palomas, un entrenador de Intercepta libera en la plaza al gavilán, que sobrevuela la plaza durante un rato o se posa en algún árbol. Su sola presencia alerta a las palomas, que se alejan del lugar hasta que el ave rapaz se va. "Las primeras veces que va el depredador la palomas se van, pero van a volver", indicó Maier. "Al generar una frecuencia, las palomas van entendiendo que esa es una zona de caza del gavilán y se van trasladando a otros lugares que consideren más seguros". Según Maier, esto no traslada el problema ya que "está estudiado que no se trasladan en grupos, sino en individualidades o grupos pequeños". "Nosotros trabajamos sobre la concentración de palomas, en lugares donde hay superpoblación y mucha gente expuesta, como las plazas principales", indicó. Según el plan, y la cantidad de palomas, controlar un lugar puede llevar "de uno a tres meses". Después el ideal es aplicar un programa de mantenimiento, para evitar que las palomas regresen. La llegada de los entrenadores con los gavilanes genera un revuelo en las plazas, no sólo entre las palomas, que levantan vuelo, sino entre los transeúntes, que no dudan en acercarse con curiosidad y piden para acariciar a las aves rapaces. "Estamos tratando de concientizar a la gente sobre lo que es la cetrería, que es un arte milenario y acá no se conoce mucho, informando sobre los controles naturales, que son eficaces", dijo Maier, que defiende "el equilibrio biológico" en contraposición con los antiguos métodos como envenenamientos o matanzas".

>>>  Ver nota completa

Teledoce "24.04.2012"

MÉTODOS DE HIGIENE: AVES RAPACES VS PALOMAS.

 

Es necesario que los gavilanes   vuelvan a las áreas de caza generando frecuencia de persecución en otros horarios diferentes a los utilizados anteriormente.

>>>  Ver nota completa

CNN - Darío Klein "2011"

UN SISTEMA MILENARIO PARA EL CONTROL DE PLAGAS QUE EMPIEZA A UTILIZARSE EN URUGUAY "LA CETRERÍA".

 

Cada día el cetrero llega al lugar con los gavilanes, los libera, y allí ellos hacen su faena ahuyentando a las palomas por unos días. Pero como estas regresan es necesario que los gavilanes también vuelvan a las áreas de caza generando frecuencia de persecución en otros horarios diferentes a los utilizados anteriormente

>>>  Ver nota completa

Contacto Intercepta Uruguay:  Cel: 094 421 287  |  e-mail: mmaier@interceptauruguay.com

Intercepta Uruguay, Representante y distribuidor oficial Ayama Segutel para Latinoamerica

Intercepta Uruguay

Representante y distribuidor oficial

Ayama Segutel para Latinoamerica

Contacto Intercepta Uruguay:  Cel: 094 421 287  |  e-mail: mmaier@interceptauruguay.com